Taumaturgia

Magia Básica, Tal y como la Entendemos.

"Un cuchillo en manos de un niño es peligroso, pero uno en manos de un cocinero puede hacer maravillas. Lo que los profanos llaman "magia" es lo mismo. Es una cosa volátil y hermosa, un poder que nuestros predecesores ignoraron en detrimento suyo. Pero la taumaturgia está esperando a ser investigada, dotada de recursos y refinada. Innumerables culturas a lo largo de la historia han recurrido al manantial a su manera. Ahora nos toca a nosotros."
-Extracto del prefacio de Arcanum Vestrale, una publicación de 1983 de Prometheus Primogenitus1 Sibyl, Dr. Harold Rand.

Sephirotic-Christ
Cristo como representación abstracta de la Cábala, un ejemplo clásico de taumaturgia teogónica.

La magia es difícil y desconcertante de entender. Es, apropiadamente, arcana en su complejidad. Ciertos rituales, pociones, runas, tótems, ídolos y manipulaciones elementales parecen fracasar por completo en algunas circunstancias y funcionar en otras, con escasa coherencia lógica, ciertamente nada que se preste al rigor científico. Un investigador que quiera abordar la magia desde la perspectiva experimental tradicional tendrá que desechar todos los prerrequisitos del método científico, las pruebas de materiales o incluso la noción de resultados cuantificables.2 La magia funciona según sus propias reglas, la mayor parte del tiempo.

Uno de los factores más preocupantes del estudio de la taumaturgia es lo poco que comparten las diferentes escuelas en cuanto a métodos y técnica. La alquimia, por ejemplo, comparte mucho con la química moderna -en parte, sin duda, por ser su predecesora- y en el diagrama anterior las ramas del pensamiento alquímico más cercanas a la etiqueta central demuestran la mayor consistencia interna. Naturalmente, en el extremo opuesto del mapa taumatúrgico se encuentra la teogonía o creencia, una de las escuelas taumatúrgicas menos racionales y más difíciles de estudiar. La Autoridad y sus investigadores no están seguros de cómo funciona la taumaturgia teogónica en ningún caso. Somos conscientes de que puede manifestar efectos sobrenaturales y anómalos, y sabemos que la fuerza e intensidad de estos efectos están correlacionados con el nivel de confianza o fe que los humanos tienen en la potencia de su religión y deidades. Más allá de eso, estamos ciegos.3

Una dicotomía similar puede observarse en la división entre la taumaturgia ritual y la taumaturgia elementalista. Los rituales son una aproximación lenta y metódica al oficio: sacrificar, entrar en comunión con la naturaleza o beber pociones y tinturas que diluyen las barreras entre la mente humana y los poderes del mundo natural. Estos rituales son, por lo general, una invención humana, y permiten a un practicante con talento interactuar con sus creencias de una manera medible y, a menudo, permanente. El elementalismo, en cambio, recurre a esos mismos poderes naturales de forma mucho más directa, y de un modo que parece sustancialmente más arbitrario. Los elementalistas expertos pueden, a través de su culto a las formas fundamentales de la materia, mover rocas, respirar bajo el agua, surcar los cielos y caminar sobre carbones ardientes sin que haya evidencia de lo que podríamos considerar actos rituales o preparación.

Para complicar las cosas, el mapa taumatúrgico no es estrictamente bidimensional. El oficio está plagado de solapamientos, incoherencias y lagunas que desafían la explicación o la catalogación racional. De hecho, muchos elementos de la alquimia son funcionalmente similares a los rituales, pero poseen sistemas de causa y efecto completamente diferentes. La herrería taumatúrgica puede considerarse en muchos sentidos como un subconjunto del elementalismo. Incluso conceptos que se clasifican como opuestos están a menudo estrechamente interrelacionados; véase las prácticas alquímicas de los taumaturgos herméticos, o el elementalismo de la druidería tradicional europea. Fundamentalmente, la comprensión de las complejidades, las incoherencias y la falta fundamental de rima o razón lógica del oficio taumatúrgico es una habilidad vital para cualquier investigador de la Autoridad que quiera profundizar en este rico y fascinante campo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License