RPC-047

tagnone

1

1

alpha-yellow.png
9ddfc7e7e1d54404ecb6526af92e8a39.png
RPC-047.

Código de Fenómeno Registrado: 047

Clasificación del Objeto: Alfa-Amarillo

Peligros: h-aggression.pngh-contact.pngh-ideological.pngh-mind-control.pngh-visual.png

Protocolos de Contención: RPC-047 debe estar contenido en una vitrina sellada montada en la pared que se cuelgue a no más de 2,62 metros del suelo. Bajo ninguna circunstancia el personal debe sacar el RPC-047 de su contención sin las credenciales adecuadas. Para acceder a la vitrina, el personal debe requerir un juego especial de llaves que es confiado por las unidades de la FSA y debe requerir la aprobación de la Dirección del sitio.

Cuando se encuentre cerca de RPC-047, el personal debe evitar mantener contacto visual con RPC-047 y debe abandonar el área de inmediato. Además de esta disposición, el personal tiene prohibido hacer contacto físico con RPC-047.

En caso de una brecha de contención, se autoriza el uso de fuerza letal hacia las instancias afectadas.

Descripción: RPC-047 es una corona real británica que se asemeja a la corona de San Eduardo, que es una de las primeras coronas utilizadas por el rey Carlos II en 1661. El objeto mide alrededor de 31 cm de alto y pesa 2,23 kg. La corona tiene cuatro flores de lis y cuatro cruces pattée, que sostienen los dos arcos inclinados rematados por un monde y una cruz pattée, los arcos y el monde significan la corona imperial.

Según documentos históricos, la corona se creó con componentes fragmentados de la corona Tudor, utilizada por el rey Carlos I hasta su muerte en 1649. Se ha teorizado que las piezas de la Corona Tudor fueron la causa aparente de la manifestación anómala de las Coronas de San Eduardo.

Los sujetos designados como RPC-047-2 se manifiestan después de su contacto inicial con RPC-047, ya sea físico o visual. Los sujetos a la vista de RPC-047 permanecen en visual aproximadamente 18 segundos antes de su acercamiento, bajo la influencia y usan RPC-047. Al contacto, RPC-047-2 se comporta de una manera despiadada, violenta y autoritaria, que se referirá a sí mismo como un monarca de un reino inexistente.

Curiosamente, algunos casos de la manifestación de RPC-047 a menudo llevan a una instancia de RPC-042-2 a referirse a sí mismos como el rey Carlos I. Esta ocurrencia fenomenal a menudo ocurre con instancias de RPC-047-2 que tienen ascendencia legítima de la monarquía británica.

Una vez manifestado, RPC-047-2 desea mantener sujetos dentro de su reino inexistente. RPC-047-2 intentará manifestarse aún más con sujetos no afectados, designados como RPC-047-3, a través del contacto mano a mano. Cuando se establece contacto, las instancias de RPC-047-3 se adherirán y seguirán todos los comandos de RPC-047-2. Se observa que las instancias de RPC-047-3 se comportan de manera errática, tanto homicida como suicida, con enrojecimiento de los ojos inyectados en sangre y desarrollo de espuma después del contacto inicial. (Ver Apéndice 047.2)

El análisis biológico de una instancia caducada de RPC-047-3 muestra que cada glándula endocrina dentro del cuerpo desarrolla y libera altas dosis de hormonas químicas, a menudo epinefrina,1 dentro del cuerpo. Esta alta dosis provoca una falta de conciencia de los casos y desarrolla una forma de inmunidad frente a cualquier aflicción física. Sin embargo, no está claro si esta dosis ha causado algún efecto negativo, como un aumento de la resistencia que puede provocar un paro cardíaco, aunque nunca se ha registrado ningún caso de este tipo.

Los sujetos que vean a RPC-047 a través de otros medios, como fotos o imágenes de video, no se verán afectados por la manifestación de RPC-047. No parece haber efectos Cognito-Peligrosos cuando se miran en estos dispositivos, aunque las imágenes de seguridad han capturado a una persona desconocida que usa a RPC-047, descrita en apariencia como la del rey Carlos I.

Apéndice 047.1: Historial del objeto

Después de la muerte del rey Jacobo VI en 1625, su sucesión por su hijo, Carlos I, fue coronado como rey Carlos I de Inglaterra en 1663. La coronación tuvo lugar en la Catedral de Edimburgo, Escocia. Su coronación fue otorgada con la Corona Tudor que anteriormente usó su predecesor.

Con los disturbios civiles y la guerra bajo el mandato del rey Carlos I como gobernante de los tres reinos, promulgó numerosas leyes reales que le permitieron gobernar los reales bajo una monarquía autoritaria. El parlamento aprobó una ley que establecía un tribunal sin la necesidad de un consentimiento real del rey Carlos I, y utilizó este tribunal establecido para acusar al rey Carlos I de cargos de traición y otros delitos graves. Como resultado, el rey Carlos I fue ejecutado el 30 de enero de 1649.

El 2 de febrero de 1649, los parlamentarios ingleses se llevaron la Corona Tudor y la destruyeron para simbolizar el fin del derecho divino de los reyes.2 Después de la guerra civil, los fragmentos de la Corona Tudor se usaron inexplicablemente para crear la Corona de San Eduardo, designada como RPC-047, aunque la Corona de San Eduardo original había desaparecido antes de la coronación del Rey Carlos II.

Siglos después, el 24 de septiembre de 1874, 12 días después del establecimiento de la Oficina de Operaciones de Investigación Anómalas; el Negociado descubrió RPC-047 de un paquete que fue entregado directamente a la oficina principal del Negociado. Por orden del Director General en ese momento, RPC-047 fue colocado en contención y estudiado por la Oficina.

Como parte de un acuerdo entre la Autoridad y el Gobierno Británico, las posesiones de artefactos anómalos particulares de la Seguridad Monárquica debían ser transferidos bajo la custodia de la Autoridad. Uno de estos artefactos anómalos como parte del contrato de arrendamiento fue el RPC-047.

Apéndice 047.02: Registro de Experimentos.


Autor: DrPiersonDrPierson


« RPC-046 | RPC-047 | RPC-048 »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License