La Bestia Cuando No Hay Naciones

tagnone

0

0

Los cielos sobre el Sahara eran de un color rojo sangre, repletos de criaturas grotescas sostenidas por sus alas como de murciélago. El desierto de abajo estaba en condiciones mucho peores, monstruosidades humanoides con cuernos retorcidos surgieron de los cráteres que se embolsaban el paisaje, matando a todos lo suficientemente desafortunados como para cruzar su camino, incluso a sus propios parientes. Los pocos representantes de la humanidad que escaparon de la carnicería permanecieron acurrucados y escondidos en sus nichos, a la espera de su inevitable destino.

De repente los enjambres del Sahara se apartaron, un viento helado descendió sobre el ardiente desierto. A través del ojo monstruoso de la tormenta, La Bestia descendió; docenas de monstruosidades destrozadas colgadas de su tren de aterrizaje.

La Bestia toma la forma de la guerra misma, cambiando en su furia como lo hacemos nosotros. Así como le tememos, también teme nuestra brutalidad.

La Bestia era un ángel de venganza que hacía mucho que había caído en los pecados del hombre.

Al otro lado del paisaje destrozado, la Bestia se encontró solo con las retorcidas burlas de lo grotesco, criaturas demasiado tontas para temer verdaderamente lo que las miraba hacia abajo.

Una vez las fuerzas más poderosas, nobles y crueles en igual medida, fuimos nosotros quienes la retorcimos en tal barbaridad.

La Bestia desató ola tras ola de cohetes que cruzaban el cielo, bañando el desierto con sangre. El aire frío estaba cargado con el hedor metálico, demasiado familiar, cuando la tormenta viviente de criaturas aladas invadió a la Bestia, solo para ser derribadas rápidamente por docenas.

Lo que nos infligió fue solo una retribución por lo que nos infligimos diez veces.

La Bestia pronto encontró su tormenta de misiles reducidos a una llovizna, la arena debajo cubierta y embarrada con la sangre vital de las criaturas de arriba. Rápidamente, el sonido de las ametralladoras pronto llenó el desierto, como si los latidos de un tambor infernal y un aguacero de lluvia hirviente respondieran a su llamada.

Por esto, nos quedamos atónitos ante la violencia tendida a su paso. Irreverente al reflejo de nuestra propia naturaleza.

Las criaturas contraatacaron contra La Bestia, innumerables garras, palos y fauces rasparon su cicatrizada superficie. Quizás, cuando el mundo pertenecía a los hombres, tal ataque habría derribado a La Bestia. Pero, como los tiempos habían cambiado, también lo había hecho La Bestia. Un caparazón exterior reforzado con huesos y tendones se encontró con los asaltos y se negó a fallar.

Fue fácil, entonces. Para echarle la culpa de nuestros propios males, como una fuerza separada.

La burla de las criaturas con cuernos se convierten en pánico, ya que se dan cuenta de que esto ya no es el animal, el cazador de los débiles, que habían creído. Esta era una furia encarnada, cruda e indómita, decidida a llevar a cabo su sombrío propósito.

Pero- en nuestra hora más oscura, cuando el mundo se quemó con el toque de una guerra eterna-

La Bestia era implacable, y al pasar el día a la noche, nunca hubo un momento en que el ritmo constante de los disparos de La Bestia dejara de hacer eco en todo el paisaje. Los viles enjambres se dispersaron, por el miedo y la llama, cayendo ante la venganza infligida sobre ellos.

Sólo entonces se podría promulgar la verdadera venganza. Expiación por nuestros pecados, a través del reconocimiento divino contra aquellos que nos destruirían. La Bestia ya no era un monstruo, era un ángel de guerra.

Y cuando las pocas criaturas restantes huyeron a la noche calurosa, desesperados por escapar de la embestida, solo un solo pensamiento hizo eco a través de la incomprensible conciencia de La Bestia.

Porque cuando todo es guerra, no queda nada por qué luchar sino la paz.

- Escrituras de la Iglesia de la Bestia

La guerra había comenzado.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License